Busca algo el blog

Cargando...

Entradas del blog

Donaciones

Acerca de mi

Contador

Optimizado: 1280x1024

Seguimiento por correo electronico

Entradas populares

Seguidores

jueves, 12 de agosto de 2010

DANUBIO. 29 Passau Madrid. Fin del viaje

Photobucket

5:45 de la mañana... ring ring! toca el despertador! pero si aún no están puestas las calles!!
Miro por la ventana y para variar está gris, chispea pero parece que nos va a respetar.
No toca más remedio que levantarse, hoy regresamos a Madrid y tenemos un día de lo más extresante.
Terminamos de recoger las pocas pertenencias que tenemos y bajamos al garaje para dejar las bicis cargadas antes de desayunar.
Primer problema... la puerta de entrada parece cerrada así que subimos a recepción pero a estas horas no hay nadie aún grrr. Vuelta al garaje y falsa alarma ya que no estaba cerrada si no dura.

Con las bicis listas subimos a desayunar que ya son las 6:30. El desayuno es la caña y muy completito y como somos los primeros, a estas horas intempestivas tenemos de todo, calentito y recién puesto.
Me zampo un bocata de salchichas con queso y beacon con zumo de naranja y más cositas. Ains qué rico y qué poco tiempo!!!
Nos hacemos unos bocatas para el camino que van a la mochila y a las 7:45 salimos pitando del buffet para pillar las bicis.

7:00 llegamos a la estación y nos vamos al andén 2, donde ya está el tren y nos han caído 2 chispas pero ni mojan. Aquí no tienen un carril bici dentro de la estación así que toca bajar la bici por las escaleras. Las escaleras tienen una rampa pequeña para que la rueda deslice por ahí pero con las alforjas da en la pared así que toca hacer brazos.
Buscamos el vagón para las bicis, que resulta ser el último y colocamos las bicis en su sitio (las bicis tienen asiento numerado y pone hasta donde van).
Hay que quitarle las alforjas porque con ellas no caben y al poco de tener todo listo el tren sale puntual.

7:15 arranca el tren dirección Nuremberg
9:15 llegamos puntuales a Nuremberg. Leo mal el ticket y creo que tenemos que pillar el siguiente tren para Stuttgart en el andén 10. Esto parece harry potter porque el andén 10 no existe y hay que meterse por la pared!
La estación está llena de gente y nosotros con las bicis deambulando hasta que vamos al panel y vemos que nuestro tren está en la vía 15 así que salimos pitando que son las 9:35 y el tren sale a las 9:40!!!

10:20 arranca el tren para Stuttgart, tras las carreras para llegar al andén nos toca esperar más de media hora porque el tren viene con retraso.
En el andén hay muchos ciclistas que van también en nuestro vagón y nos cuesta un poco colocar cada bici en su sitio pero finalmente quedamos todos perfectamente colocados.

12:30 el tren llega a Stuttgart, por el camino nos ha caído el diluvio universal, pedazo jarrazos de agua y pobres de los ciclistas que se han bajado antes que han llegado a cubierto ya calados!

12:45 Hemos perdido el metro que nos llevaba al aeropuerto pero pasa otro a los 10min así que sin problema. Hay un bonito cartel que parece que dice que bicis no pero... nos hacemos los longuis y nadie nos dice nada así que bajamos las bicis por las escaleras mecánicas y nos metemos en un vagón con poca gente mientras que como borregos todos se meten en el primer vagón.

13:15 llegamos al aeropuerto de Stuttgart y subimos las bicis en el ascensor, este es el único tramo del viaje que notamos que no han pensado en las bicis.

13:25 conseguimos subir las bicis por las escaleras pese a los pivotes para que no suban carros, dan justo el ancho para la bici con alforjas apretadito ;)
Preguntamos en el mostrador de información por cajas para bici como última oportunidad pero nada, no hay.

13:30 comienza la aventura para embalar las bicis y por si alguno se ve en la misma situación pongo un pequeño resumen.

1. Quitas las 2 ruedas y le sacas los ejes.
2. Pones la cadena en el plato grande para que no pinchen los dientes
3. Quitas el cambio y lo pegas con cinta al cuadro por dentro para que no... te lo rompan.
4. Quitas los pedales y los pones enroscados hacia adentro
5. Quitas el manillar de la potencia y aflojas la potencia para que gire suelta. Y el manillar lo sujetas al cuadro para que no sufran los frenos ni cables.
6. Quitas el transportin
7. Pones la rueda trasera entre el final de la bici y los platos con el piñon hacia adentro y proteges como puedas el disco que queda hacia afuera. Nosotros con un poco de plástico de burbujas.
8. Pones la otra rueda por el otro lado del cuadro y desinflas un poco ambas cubiertas.
9. Proteges un poco con plastico de burbujas (nosotros lo encontramos de coña en un Müller)
10. Film transparente a saco. Nosotros con un rollo de 75m se quedó tan ricamente.

Así queda antes de poner el film:
Photobucket

y tras "filmarla"
Photobucket

15:30 la primera bici se ha llevado su rato pero la segunda cae en mucho menos tiempo así que están listas para facturarse.
Colocamos las alforjas para separar lo que no podemos llevar como equipaje de mano y saco una bolsa de basura de las gordas grandes y metemos el rack pack y una bolsa de cada uno junto con mi mochila en la bolsa, cerrada con cinta aislante y ale! ya tenemos maleta!
Menos mal que fuimos previsores y pillamos para la vuelta un bulto extra en la facturación porque el monstruito resulta pesar 20kg!! Con razón pesaba mi caja a la ida más jaja.

15:45 vamos al mostrador de germanwings y nos ve las bicis empaquetadas y "la maleta" y nos saca los billetes y nos manda a la zona de equipajes especiales.
En este aeropuerto te piden los billetes y ponen el equipaje en una cinta especial que pasa un control policial de rayos X y cuando las pasan y examinan es cuando te dan el visto bueno y te las dan como facturadas.
No sé si vieron bulto sospechoso o que simplemente todo lo tratan igual.

16:00 por fin nos podemos limpiar la grasa de las manos, comernos nuestros bocatas y regarlos con una cocacola y terminar con un helado.

16:40 La carrera ha terminado y hemos pasado y todo va bien. Han cuadrado todos los trenes y horarios y hemos pasado el control policial así que sólo queda esperar algo menos de 1h para que salga el vuelo.

17:40 pillamos el autobus para llevarnos al avión y nos meten en uno totalmente forrado con propaganda de Haribo. Menuda juerga que se montaron los niños que iban en el avión cuando vieron que subíamos al avión de los ositos gominola!!!

20:00 aterrizamos en Madrid con la cabeza como un bombo por un par de niños terroristas que han ido cantando a pleno pulmón la cancioncita de los ositos todo el viaje! Y dando gracias por haber resistido la tentación de cargarnos al piloto porque menudos bandazos que ha dado el pedorro y un aterrizaje a saltitos!! nos ha tocado el de la L

20:30 comienzan a salir las maletas por la cinta y con mucho miedo esperamos ver unos bultos deformes pero gracias a nuestra pulsera "todo incluido" vemos aparecer las bicis perfectamente tal y como las hemos dejado y la bolsa de basura aparece al rato. Esta última está un poco rajada pero al sacar las alforjas todo está perfecto.

PRUEBA SUPERADA!!! la aventura tiene final Feliz y esto de las alforjas nos ha enganchado así que habrá que hacer alguna el año que viene no?
Queda aún algo de verano para alguna aventura más pero serán con atividad diferente.
miércoles, 11 de agosto de 2010

DANUBIO. 28 Deggendorf - Passau

Photobucket

Yo no he dormido mal pese al ruido pero Silvia está que echa pestes.
El desayuno no viene incluido y son 30e así que terminamos las tostadas con nutella y emprendemos viaje hacia Passau.
Amanece como el día anterior. Nubes y claros con nubarrones pero rodamos en la zona de claros.

Nos quedan tan solo 60km y por un lado vamos rápido para poder pasar tiempo en Passau y por otro queremos que dure ya que se nos acaba la aventura.

Photobucket

Al principio vamos siguiendo el río y nos cruzamos y adelantamos a pocos cicloturistas. No sé si por nuestras horas o por la fecha pero encontramos por los caminos mucha menos gente de la que nos decían que suele haber.

Nos encontramos a unos alemanes de frente en bici que nos dicen que poco más alante está cortado y que les sigamos. Miro el gps y por donde nos dicen va paralelo así que les seguimos y parece que rodamos al lado del río mientras que el camino "oficial" va a un pueblo y luego rueda por una carretera de cierto tráfico así que parece que hemos triunfado.

Photobucket

Siguiendo a la pareja pillamos un senderito paralelo a la carretera que nos lleva al primer pueblo de cierta relevancia. Pleinting.

Recorremos una zona de cultivos hasta que llegamos al siguiente pueblo y la pareja alemana a la que seguimos ha "reclutado" a otros 4 más así que vamos haciendo un pequeño pelotón.

Photobucket

En Vishofen nos separamos de la pareja y poco más alante de los otros 4. Tratamos de seguir las señales verdes que marcan el camino pero por lo visto marcan por los dos mágenes del río y terminamos iendo nosotros por el derecho y ellos por el izquierdo.

Photobucket

Parece que era mejor elección la otra orilla ya que, aunque es una carretera paralela a la principal, de vez en cuando pasan coches hasta que de pronto nos indica giro a la izquierda y llegamos a una playa donde toca pillar un transbordador!

Photobucket

Pues al final ha merecido la pena porque, aunque fuera más sencillo por el otro lado, le da un aliciente extra y diferente a la parte final del viaje.

Photobucket

Son como las 12 y ya llevamos 50km aunque a Silvia le están costando. Es el día con menor km y desnivel pero no va mentalizada y lo que le apetece es llegar ya a Passau.

El carril entra en Passau por el margen contrario y cruzamos por un curioso puente al margen correcto para entrar en la ciudad.

Photobucket

La primera vista de Passau la tenemos girando la cabeza al lado contrario. 3km nos separan de nuestra meta y pasamos por la estación de tren a las 12:30

Photobucket

La aventura ciclista ha acabado aunque nos queda un punto importante. Empaquetar las bicis para poder facturarlas en el avión.
Hemos preguntado por internet a las tiendas y preguntamos ahora en turismo pero esta gente recicla tanto que es imposible encontrar una caja de bici, ni tan siquiera una caja de carton para reconstruir una para embalar la bici.

En turismo nos mandan a una tienda y a una empresa que se dedica a enviar equipaje a lo largo de la ruta pero nada, no hay caja.
Damos el asunto por perdido y nos vamos al hotel a ducharnos y volver a parecer personas mientras rumiamos una posible solución.

Se trata del hotel Wolf. Un pequeño capricho de 4estrellas sup que encontré de oferta por 89e con desayuno buffet incluido y que se encuentra en pleno centro y a 5min de la estación de tren. Algo importante si tienes que pillar el tren demasiado pronto al día siguiente.

Photobucket

Es una habitación muy mona y nos reciben con unas copitas y en la habitación hay una chocolatinas gratis que nos comemos como perros ambrientos ;)
Nos duchamos tranquilamente y diseñamos el plan de acción.
Hay que buscar un supermercado o algún sitio donde comprar film de embalar comida y a ser posible algo que además protega un poco.

Parece fácil en teoría pero no es tan sencillo. Hay tiendas, cafeterías y mucho edificio mono con unas callejas empinadas muy pintorescas pero nada de supermercados! Ahora que los necesitamos!!
Tras dos vueltas infructuosas divisamos una droguería de Müller y nos metemos por probar.
Triunfamos ya que al fondo tiene un pupurri y compramos 3 rollos de 75m de film y 2 rollos de burbujas de 5m, todo lo que tenían ;)

Algo más contentos por tener una posible solución nos relajamos, comemos y se pone a llover así que nada, siestita que te crió en el hotel y a eso de las 6 salimos a visitar esta bonita ciudad.

Photobucket

EL hotel cuenta con una terraza, café mirador y tras salir a la calle deambulamos sin ritmo fijo hasta que llegamos al punto donde se juntan el Ill y el Danubio.
Passau es la ciudad donde se unen los 3 ríos más importantes y casi frontera con Austria aunque la unión no se divisa más que desde el aire.

Photobucket

La catedral barroca tiene zona en obras pero podemos visitarla y está muy cuidadita.

Photobucket

Es una ciudad por la que merece la pena perderse y callejear y afortunadamente el tiempo nos respeta.

Photobucket

LLevo todo el viaje viendo pasar heladerías pero por pitos o flautas no me he comido ninguno en la calle así que aprovecho para pillar uno enorme que me dure un buen rato.

Photobucket

Y para aprovechar el helado pues subimos y bajamos callejuelas.

Photobucket

Todo el bullicio que tenía la ciudad en horario comercial se esconde al pasar las 7 y nos cuesta encontrar un restaurante.
Hay algún internacional pero queremos acabar como hasta ahora, en algún buen sitio.
Buscando buscando el tiempo empeora y comienza a chispear y refrescar cuando vemos nuestro objetivo.
Resulta que el que mejor pinta tiene está pared con pared con nuestro hotel.
Es el restaurante del hotel de al lado y nos metemos una estupenda cena muy romántica con chef de librea y con ventanas dando al Danubio con un precio normal.
Nos costó al ppio pero ya tenemos calado dónde se come bien y qué pedir.

Menos mal que estábamos al lado porque al salir diluvia y nos metemos a dormir al hotel que mañana toca madrugón y carreritas ya que tenemos una agenda muy apretada

Aquí podéis ver todas las fotos: Fotos de la ruta DANUBIO. 28 Deggendorf - Passau

Fotos de la ruta DANUBIO. 28 Deggendorf - Passau

martes, 10 de agosto de 2010

DANUBIO. 27 Regensburg- Deggendorf

Photobucket

Por fin desde hace varios días amanece sin llover aunque hay nubarrones en el cielo que no presagian nada bueno.
Para desayunar nos zampamos unas cuantas tostadas de nutella que saben a gloria ;)
Recogemos la tienda aún mojada puesto que el suelo está calado pero bueno, ya no la necesitaremos así que se tendrá que quedar con humedad hasta que estemos de vuelta.

Nos esperan 96km pero últimamente caen como churros y nos tomamos nuestro tiempo. Salimos a las 9 mientras vemos como la mitad de la zona de acampada va plegando velas para salir también aprovechando la pequeña ventana de buen tiempo.

Photobucket

Al poco de salir de Regensburg rodamos por carretera secundaria por zona de cultivo y avanzamos rápido, luego vamos paralelos a una carretera general y divisamos el templo de Odín en lo alto al que se puede acceder tras subir un buen porrón de escalones que nos disuaden de la ascensión.

Photobucket

Las nubes se van cerrando en torno a nosotros pero vamos protegidos por la pulsera "todo incluido" y rodamos con sol aunque amenaza al fondo.

Photobucket

El paisaje se ameniza con pequeños pueblos que pasamos tangencialmente y algún que otro castillo que divisamos a lo lejos. Por el camino nos encontramos a varios grupos de alforjeros en contra y adelantamos a unos cuantos. Nos fijamos en una pareja que viaja con unas alforjas de juguete casi vacías. O sobreviven con nada o alguien les lleva las maletas...

Photobucket

Hasta que llegamos al desvío para Straubing. El camino da un rodeo para atravesarlo aunque se puede atajar siguiendo el Danubio y evitando el pueblo.
Optamos por verlo ya que tiene pinta de ser interesante y no defrauda. Una gran calle central bonita y pintoresca nos sirve para oír a nuestras tripas y pensar en pillar una panadería para hacernos un bocatita. Cada día comemos más pronto porque ni siquiera es la una!!!

Photobucket

En lo que tardamos en prepar el bocata y comérnoslo nos enguye literalmente la nube negra que nos lleva persiguiendo desde Regensburg y tenemos que refugiarnos unos minutos bajo unos soportales para no calarnos.

Photobucket

Es digo de ver la diferencia entre torcer la cabeza hacia un lado o el otro.
Parece que no llueve pero la temperatura ha bajado así que rodamos con el gore hasta que de nuevo nos ponemos entre las 2 nubes negras y volvemos a estar al Sol.

Straubing está en el km 55 aproximadamente de la ruta así que nos quedan unos 40. Al ritmo que vamos en 2h poco más nos presentaremos en Deggendorf.

Photobucket

El cielo al fondo se ve que está descargando de lo lindo y parece que hacia allá nos dirigimos así que lo hacemos con tranquilidad porque vamos en nuestra ventana particular de solecito.
Aún así los km corren rápidamente y el cuenta nos dice que estamos a menos de 10km de meta cuando el sendero se encuentra invadido por un rebaño de ovejas desbocado que colapsan todo.

Saco mi vena pastoril y entro a romper la formación con unos beee jajjja ieeeajjjaaa que nos van abriendo sitio y arrancan las sonrisas de Silvia.

Photobucket

Tras seguir un cruce un poco lioso en el que aparentemente se puede seguir el río o rodar paralelo a la carretera nosotros optamos por el río hasta que un par de km más alante nos toca cruzar la carretera para pillar el carril bici ;)

Photobucket

Y llegamos a Deggendorf con todo el suelo mojado. Debe haber llovido de lo lindo pero hemos llegado con todo en calma!! viva!!

En mis investigaciones iniciales no descubrí el camping y de todos modos, con tantos km traté de alternar camping y hotel así que hoy nos toca disfrutar de las comodidades de un NH 4estrellas que he pillado en oferta por 60e la noche ;)
Deggendorf no es muy grande y el NH está a 5min andando del centro. LLegamos sudados y guarretes a la recepción y aunque esperábamos caras raras allí es de lo más normal así que con toda naturalidad nos dicen que las bicis al garaje y nos dan la habitación.

La cara de Silvia es un poema tras los 96km pero se los ha zampado sin ningún problema y cambia completamente tras una buena ducha y ropita "limpia".

Photobucket

Os acordáis de los cicloturistas con alforjas de juguete... pues al salir un rato más tarde para ver el pueblo a eso de las 6, al llegar al hall nos encontramos a la pareja, que acaban de llegar y vienen a nuestro hotel.
Piden la llave, avisan y les sacan de la habitación para guardar equipaje un carro entero con 5 o 6 maletas enormes!!! pero si yo no tengo tanta ropa en casa!!! ;)

Dando un paseo vemos que la parte "visitable" del pueblo es la típica calle principal con iglesia y tiendas a los lados así que pillamos un refigerio para matar el gusanillo mientras que cotilleamos el pueblo y tiramos algunas fotitos.

Photobucket

Entre la ducha y la comida Silvia vuelve a ser personita e incluso saca fuerzas para volverse a subir de nuevo a una bici ;) aunque esta pesa bastante más que la nuestra y parece que tiene un rodar complicado.

Photobucket

Mientras deambulamos vamos fichando posibles sitios para cenar pero no vemos nada claro. Hay muchas cafeterías y heladerías pero se ve poco restaurante donde zampar con ganas.
Ya anocheciendo vemos una terraza con bastantes alemanes cenando y para allá que nos dirigimos. Preferimos dentro porque fuera hace fresquete y aunque te dan unas mantitas mejor dentro calentitos.
Resulta una estupenda elección y vemos unos platos enormes con muy buena pinta.
Está lleno pero al fondo hay una mesa grande para 7 y sólo hay una familia de 4 sentados así que nos hacen sitio al otro lado.

En la carta avisan de que los platos tardan un poco porque se realizan individualmente en el momento así que mato la espera de ver si he acertado con la carta sorpresa haciendo un poquito de papiroflexia.
El padre de familia de la mesa es un poco cotilla y le sorprende la parejarita que sale de un trozo de propaganda que me he encontrado. Supongo que se esperaba una pajarita normal y ver 2 juntas por el cuerpo a la vez le ha sorprendido ;)
Aún no viene la comida así que cae también un pavo real y a punto estoy de regalárselos al ver la insistencia con que los mira aunque termino dejándolos como decoración en la mesa.

Photobucket

El plato resulta un acierto y tiene un poco de pasta y unas rodajas de carne con una salsa de vino y champiñones deliciosa. El de Silvia es una pasta con cebolla caramelizada y quesos fundidos que empacha un poco pero también tiene una pinta estupenda.

Debe ser que tengo hambre o que enguyo demasiado deprisa pero los alemanes de la mesa se descojonan y me señalan cuando creen que no les veo mientras yo doy buena cuenta de mi plato. Y ya no se contienen y me señalan cuando Silvia me dice que no puede con el suyo y me empieza a echar en el mío hasta que le digo que ya está bien.

Está entretenido esto de tener gente en la misma mesa. Lástima que el idioma no lo hablemos para entablar conversaciones, con lo que me gusta a mi charlar!!!

Acompañados con nuestras cocacolas de medio litro terminamos la cena y nos vamos al hotel donde nos espera una mullida cama.

La cama estupenda pero resulta que hay una convención en el hotel y la sala de baile pilla debajo de nuestra habitación. Tenemos un pesado cantante que desentona una y otra vez una serie de canciones poco variadas que oímos bastante bien grrr.
Pensamos que parará pronto y yo la verdad que no me entero demasiado y me duermo pero Silvia no pega ojo hasta algo más de las 3 de la mañana. Hora intempestiva para el resto de huéspedes en la que deciden cortar el chiringuito grrr.

Si le unimos que a las 5:30 de la mañana se ponen a trabajar unas máquinas de una obra en la acera... en fin. El hotel muy chulo y con 30min de wifi gratis que me sirven para informar de nuestro paradero pero ya se podían haber estado calladitos o cortar antes el grifo de los gritos y pensar en el descanso del resto de gente del hotel.
Negapunto para el hotel.


Aquí podéis ver todas las fotos: Fotos de la ruta DANUBIO. 27 Regensburg- Deggendorf

Track de la ruta DANUBIO. 27 Regensburg- Deggendorf

DANUBIO. 26 Regensburg. Jornada de Relax

Photobucket
Ha parado de llover durante la noche pero no debía fiarme mucho ya que me he tirado toda la noche meando cada 2 horas y comprobando el estado del suelo ;). Estos ice tea....
Por la mañana se pone de nuevo a llover así que remoloneamos en el reducido espacio de la tienda y a eso de las 10 y algo escampa así que desayunamos tranquilamente y pillamos las bicis y nos vamos al centro a dar una vuelta, desayunar y comprar víveres.

Photobucket

Cuando estamos casi llegando comienza a llover y tenemos que refugiarnos en un soportal puesto que se pone a diluviar.
Durante 30min esperamos y finalmente amaina y escampa, incluso sale tímidamente el sol. Suficiente para llegar al Kauhff, el corte inglés alemán.
Entramos y vuelve a llover así que nos demoramos cotilleando y compramos suministros para comer y futuros desayunos ya que tras algunas dudas nos pillamos un tarro grande de Nutella y un paquete de pan bimbo.
Que teníamos mono y así podemos darnos un momento chocolate cuando queramos y de paso resolvemos el desayuno para un par de días.

Photobucket

Al salir luce el Sol así que aprovechamos para comernos unos bocatas de chorizo con pan recién sentaditos en la plaza y decidimos llevar el resto de comida y la nutella al camping para no ir cambiados.
A medio camino comienza a llover y tenemos que llegar al camping esprintando y meternos corriendo en la tienda.
Aprovechamos para variar la forzada siesta y a eso de las 5 escampa del todo y nos deja respirar toda la tarde.

Photobucket

Nos vamos tranquilamente al centro en bici y aprovechamos para recorrer todos los rincones del día anterior y algunos nuevos.

Photobucket

Aunque irremediablemente acabamos tirando un montón de fotos a y desde el puente de piedra.
EL nivel del río a bajado y se puede llegar unos canales que ayer estaban anegados así que aprovechamos para hacernos unas fotitos muy majas y apoyando una bici con la otra tirarnos una chula autofoto.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Y de paso atamos la bici y aprovechamos para recorrer el centro andando. Cambia la perspectiva bajo una velocidad mucho más lenta y nos permite descubrir una tienda de sombreros que resulta ser la que ha hecho el sombrero para Alicia en el pais de las Maravillas y otras películas.

Photobucket

Hacemos un poco de tiempo recorriendo las pintorescas callecitas y terminamos cenando en el mismo sitio de la noche anterior, donde al vernos la chica nos trae 2 cocacola con hielo!!! jeje.

Photobucket

Esta vez pedimos menos de cenar y acabamos un poco antes así que llegamos casi anocheciendo al camping y nos vamos a dormir, que mañana toca de nuevo volver a los caminos y nos esperan 96km hasta Deggendorf.

Aquí podéis ver todas las fotos: Fotos de la ruta DANUBIO. 26 Regensburg. Relax
sábado, 7 de agosto de 2010

DANUBIO. 25 Ingolstad- Regensburg

Photobucket

Para variar nos despertamos temprano pero sin exagerar. El hotel incluye en los 89e que nos ha costado la noche un estupendo buffet libre donde aprovechamos para desayunar opíparamente aunque no caemos en hacernos unos buenos bocatas para el camino confiando en nuestras provisiones.

A las 8 de la mañana ya estamos listo con las bicis preparadas para salir y la calle se encuentra desierta y el cielo.... despejado!!!
Se ha tirado toda la noche lloviendo pero hoy luce un cielo azul con 22 graditos que me hacen decidirme por la manga corta. Pasaré fresquete a la sombra pero paso de sudar la térmica de manga larga si puedo evitarlo.

No sabemos en que día vivimos pero dado que no hay nada abierto caemos en que es domingo así que será complicado encontrar algo abierto. Menos mal que nos quedan provisiones de la última compra.

El camino se aleja de Ingolstad pasando cerca de unas centrales eléctricas y por la orilla izquierda del Danubio, que hoy luce majestuoso por su anchura y su nivel del agua, que amenaza con desbordarse.

Photobucket

No atravesaremos casi pueblos en el recorrido y desde que pasamos Sigmaringen los desniveles son prácticamente inexsitentes así que la media de km va subiendo rápidamente mientras disfrutamos de las vistas del Danubio.

Photobucket

Los pocos pueblos que pasamos son pequeñitos y pasan rápidamente aunque nos hace gracia una casita en miniatura para pájaros que tiene a la entrada una casa:
Photobucket

Según avanza la mañana y caen los km van apareciendo nubes y el cielo se cubre pero disfrutaremos a lo largo de todo el día de una temperatura ideal con poco calor y mejores vistas que con cielo claro.
Parece que las pulseras antimosquitos que compró Silvia en el deca antes de salir y que yo bauticé como "todo incluido" al ponernoslas en el avión hacen su efecto porque nos estamos escapando bastante del mal tiempo.

Photobucket

Poco a poco el río se vuelve a encañonar según nos acercamos Weltenburg y nos alejamos del río para subir un par de tachuelas aunque se nota la lluvia caída.

Photobucket

Casi llegando a Weltenburg hay 2 opciones. Subir una colina con pinta de empinada por un bosquecillo o pillar un ferry con muy buena pinta y que la guía recomienda para hacer unos 5km por el río.

El tiempo acompaña y merece la pena así que enfilamos hacia la abadía.

Photobucket

El río está a punto de desbordarse en esta zona y de hecho ha inundado el parking anterior a la abadía y nos hace dar un rodeo para evitarlo. Vemos a un atrevido ciclista cruzarlo y el agua le llega por las rodillas!

Photobucket

La llegada a la abadía es muy bonita ya que vamos con el agua casi a ras del camino y nos la encontramos de golpe al dar una curva del río al mismo tiempo que vemos como se encañona.

Photobucket

Mientras que Silvia va a sacar los tickets para el Ferry, que se sacan en un quiosquito al lado de la abadía y cuestan 6.7e con bici por persona, a mi me da un tabardo y me subo con las alforjas un rampón del 15 que sube la colina para ver la abadía desde arriba. Alarde de tontería que me brinda la aprobación de caminantes que flipan al ver la bici con las alforjas subir tanta pendiente pero que hacen que termine jadeando y con las piernas calientes calientes.

Tenemos suerte y cuando llegamos al puerto está viniendo el ferry así que en 10min estamos embarcando.

Photobucket

Están acostumbrados a que suban bicis y se nota ya que son las primeras en entrar y salir y ponen una rampa a tal efecto y hay una zona destinada a las bicis.
Dejamos las bicis junto a otras y subimos a la terraza para hacer unas fotitos y ver el recorrido. El aire es fresquete y la mayoría del pasaje se queda en la planta de abajo que está cerrada.

Le pedimos a una ciclista que nos hemos cruzado varias veces a lo largo del día desde que coincidimos en el desayuno del hotel y resulta que es española.
Curiosidades, ella creía que nosotros éramos alemanes (eso que mis alforjas dibujan la bandera de españa...) y nosotros que ella era alemana ya que tenía el pelo tirando a pelirrojo jaja.
La pedimos una foto y conseguimos la primera foto juntos del viaje!

Photobucket

En las grandes paredes que flanquean el recorrido veo gente escalando y se me enciende el monillo pero la experiencia bicicletera está siendo chula chula.

Entre que hablamos con la española, que viaja sola porque no encuentra ya acompañantes para sus locurillas (espero que a nosotros no nos pase ya que somos 2 ;) )y que vemos el paisaje llegamos a Kelheim y nos encontramos descendiendo del barco mientras observamos una gran torre homenaje a los caídos que hay en lo alto de una colina.

Photobucket

El pueblo es bonito y, aunque se puede esquivar lo atravesamos para verlo mejor y así atravesamos un elegante puente sólo para ciclistas y peatones que nos deja en las afueras y volvemos al carril bici que sigue el Danubio.

Photobucket

Photobucket

A partir de aquí el camino tiende a ir paralelo al Danubio aunque llegamos a otro pueblo y se empeña en seguir la calle principal, pero esta vez sin carril bici y feota así que no le hago caso y siguiendo mi intuición continuamos por un parque muy bonito que si que tiene carril y que va pegado al Danubio.

Va siendo hora de comer y el camino se empeña en seguir por una carretera en lo que descubro un sendero que va entre el río y un pueblecito encantador donde encontramos un banquito, ideal para descansar un rato y comer. Que con la tontería del barquito llevamos ya 60km y hay hambre.

Photobucket

Se nota que vamos pillando forma y que las etapas son más llanas porque nos cunden mucho más los km.
Nos pilla un poco de aire en contra en el siguiente tramo pero mi senderito empalma con el del danubio al final del pueblo y ya seguiremos un sendero que cada vez va estando más frecuentado según nos acercamos a Regensburg.

Photobucket

Atravesamos un espacio deportivo donde están celebrando una fiestorra con altas cotas de cerveza y ya en Regensburg vamos pedaleando por el carril paralelo al Danubio mientras entramos en la zona urbanizada por un parque muy concurrido donde, casi siempre en dirección contraria, nos cruzamos con multitud de ciclistas y alforjistas de todo tipo y condición.

Photobucket

A las 2:30 estamos en la puerta del camping, anda que no nos ha cundido!!! llevamos 88km y casi no nos hemos enterado!
Algunos en nuestra situación se van directamente a montar las tiendas sin pasar por recepción pero nosotros esperamos pacientemente hasta las 3 que abren para registrarnos y que nos metan el mayor sablazo del viaje en camping. 23e por noche frente a los 12-14 de las zonas anteriores!!! estar en una gran ciudad parece que si que tiene su precio.

Nos demoramos un poco pensando el sitio perfecto para levantar la tienda y que la de el sol cuando amanezca pero que el suelo esté mullido y tal... y unos belgas vecinos nuestros se descojonan mientras que probamos sitios.
Al final prima el sitio elegido por Silvia aunque yo le indicaba uno con mejor suelo.

Sacamos la tienda y parece que sigue viva ya que desde Sigmaringen no la hemos usado y la recogimos mojada de la noche de lluvia. Entre las decisiones la hemos dejado encima de la rafia y con el sol que pega se ha terminado de secar pero... al montarla plof! barilla rota!!
La verdad que mucho estaba durando la campeona. 19e que nos costó la T2 del deca y da un resultado excepcional aunque con tanta lluvia no me hubiera importado cargar el kilo extra que pesa la T3+ y haber disfrutado de más espacio. Posiblemente la única cosa que cambiaría en mis alforjas en este viaje.
En la T2 con todas las cosas dentro entramos justitos.

No pasa nada porque llevo una barilla de repuesto pero claro, toca desmontar la goma que las une y reemplazar la vieja por la nueva. Al hacerlo... la nueva es un poco más gorda y no entra! grrr. Nada que la lima que viene con la navaja multiuso no arregle y tras unas sonrisas de los belgas y un rato de bricolaje por fin tenemos el campamento montado y listo.

Mientras que nos duchamos llega un ciclista con el que coincidimos en Sigmaringen y me cuenta que le llovió mucho y que ha hecho 2 etapas en tren. La del hotel también nos contó que ella hizo etapa en tren con muchos ciclistas así que el dia de Ingolstad debimos ser de los pocos poquísimos que montamos en bicicleta.

Limpitos y cambiados (aunque a mi no se me note porque tengo 2 pantalones iguales y salgo igual en las fotos ;) ) pillamos de nuevo las bicis para ir a ver el casco histórico.
Si si, parece locura despues de casi 90km tener otra vez ganas pero el centro está a 3km y en bici es un periquete.

Photobucket

Como somos unos chicos con "todo incluido" cuando llegamos hay una feria con puestos en la calle, conciertos y una exposición de coches antiguos muy chula que da un colorido especial a una ciudad ya de por si atrayente.

Photobucket

Aprovechando el precioso cielo que se ha quedado nos recorremos en bici la ciudad con lo que con la tontería terminamos haciendo unos 15km extras a los 88 ya realizados.

Dirán lo que quieran los de Ulm de su catedral y su altura pero ni impone ni parece tan alta como dicen.
La de Regensburg sin embargo es mucho más impactante y en un entorno más agradable.

Photobucket

LLegamos a turismo cerrado así que buscamos el puente de piedra y al cruzar al lado contrario prosiguen las fiestas y conciertos. Damos una vuelta a un barrio encajado entre 2 brazos del río entrando por el puente de piedra y saliendo por el de hierro y aprovechamos para que nos tiren una foto en tan emblemático punto pero el fotógrafo deja que desear y si, nos saca a los 2 pero se olvida del puente, la catedral, la vista...

Photobucket

Aunque hemos picoteado hay hambre así que dejamos las bicis atadas (aquí es lo más normal y con un candadito de nada están muy seguras) y nos vamos a la zona de los conciertos a comernos unas salchichas.

Terminamos de hacer tiempo pero no podemos remediarlo y a las 8:30 plantamos las posaderas en un sitio muy mono que hace esquina llamado la "Rive Droite" donde Silvia había divisado en una de las pasadas unos suculentos platos.
Resulta ser todo un acierto porque la calidad y cantidad es muy notable y además tiene wifi gratis así que aprovecho con el móvil para dar noticias nuestras y contar a los conocidos de Silvia que no la llamen porque tiene el móvil ahogado.

Salimos redondos a rebentar con la enorme ensalada cesar, la hamburguesa descomunal que me ponen y la fuente de lasaña que se pidió Silvia. Con razón nos miraba la chica y nos preguntó 3 veces si queríamos en realidad 3 platos pero hoy habíamos comido poco durante la ruta al estar las tiendas cerradas y se agradece el empacho.

Photobucket

Con tanto comer se ha hecho de noche así que nos abrigamos porque la temperatura ha bajado unos grados y ponemos las luces a las bicis y enfilamos para el camping que además y para variar amenaza lluvia.
A poco de llegar comienzan a caer cuatro gotas pero llegamos al camping sin incidentes. Nos da tiempo a dejar las bicis al lado de la tienda (las ponemos un candado pero la gente ni eso), nos lavamos los dientes y es meternos en la tienda y comenzar de nuevo a llover. Menos mal que el "todo incluido" de la pulsera funciona ;) y nos respeta lo suficiente como para que no nos moleste el agua.

No sabemos cómo amaneceremos pero entre los km en bici, el paseo y la tripa a reventar yo debería dormir como un bendito... o no?

Aquí podéis ver todas las fotos: Fotos de la ruta DANUBIO. 25 Ingolstad- Regensburg

Track de la ruta DANUBIO. 25 Ingolstad- Regensburg